Ir a la barra de herramientas

¿Porqué son tan importantes los primeros años de vida del ser humano?

Cada niño que nace es un desafío, un punto interrogativo, es una especie de aventurero que puede coger mil caminos impredecibles. Contiene en su interior, la posibilidad de los posibles, de ser diversos a como lo conocemos. Esta es su libertad y su responsabilidad que le impone el oficio de crecer.

Loris Malaguzzi

 

Pensar en la infancia es reflexionar sobre su importancia en la vida de cada ser humano. Esta es la etapa de la vida en que los niños construyen su aprendizaje y en la que el desarrollo desencadena posibles perspectivas pedagógicas que se hallan inmersas también en un componente político, donde los infantes son reconocidos como sujetos partícipes de la democracia y de la sociedad, por su capacidad de expresar ideas, opiniones y experiencias con voz propia. Es por esto que resulta indispensable resaltar todo el potencial que tienen, para guiarlos hacia el empoderamiento de su realidad y de su entorno.

Hablar de la Primera infancia nos sitúa en el periodo que va desde la gestación hasta los 6 años. En esta etapa, la exploración, la curiosidad, la invención, los diferentes momentos y la sensibilización que pueda brindarse al niño serán cruciales para el resto de su vida. Múltiples investigaciones demuestran que la etapa de mayor desarrollo y aprendizaje del cerebro ocurre durante este periodo, durante el que se construyen y se potencian las habilidades para pensar, hablar, aprender y razonar. Aproximadamente el 90% del desarrollo del cerebro se da en los primeros 6 años de vida debido a los procesos neurofisiológicos que se desarrollan en esta edad y que definen en gran medida, la naturaleza y la amplitud de las capacidades adultas.

Por consiguiente,  esta es una etapa oportuna y vital para generar diálogo, participación, pensamiento, creación, recreación y construcción de aprendizajes significativos de la vida, desde las relaciones con los pares, los adultos, el entorno y la sociedad.

En los últimos años, Colombia ha adelantado acciones orientadas hacia la construcción de políticas públicas que contribuyan a garantizar el cuidado, la atención, la nutrición y la educación de la Primera infancia de los niños desde su gestación hasta los 6 años de edad.

El país ha reflexionado y revaluado su concepción sobre los niños, el desarrollo infantil, los procesos pedagógicos y de educación de la Primera infancia. Uno de los avances más significativos en los últimos años fue la publicación del documento de Desarrollo Infantil y Competencias en la Primera infancia, el cual planteó un cambio sobre la mirada del desarrollo de los niños y las niñas menores de 6 años, generando especial atención por parte de los maestros y demás agentes educativos.

De acuerdo con lo anterior, se reconoce la Educación de la Primera infancia como un derecho de todos los niños menores de 5 años a participar en escenarios enriquecidos en donde se promuevan aprendizajes a partir del reconocimiento de sus historias y sus contextos particulares, para impulsar al máximo sus potencialidades, con el objetivo de que los primeros años sean en un horizonte de oportunidades que les permitan avanzar en sus procesos comunicativos, cognitivos, corporales, afectivos, sociales y artísticos, bases fundamentales de sus posteriores construcciones.

En palabras de la Unicef: “Los primeros años de vida son cruciales. Los niños y niñas que reciben protección y cariño durante su primera infancia tienen más probabilidades de sobrevivir y crecer saludablemente, de padecer menos enfermedades y trastornos y de desarrollar al completo sus aptitudes cognitivas, lingüísticas, emocionales y sociales. Es también más probable que sean buenos estudiantes cuando comiencen la escuela, y como adolescentes tendrán una mayor autoestima. Y más adelante en la vida, tendrán más posibilidades de convertirse en miembros creativos y productivos de la sociedad.”

Comparte si te ha gustado

Artículos Relacionados

Respuestas

  1. En el imaginario de la sociedad se piensa que la etapa más importante en la vida son los estudios universitarios, cuando en realidad el momento de la vida en el cual debemos estar más presentes y atentos desde la observación y el apoyo colaborativo es la primera infancia.

  2. LA INFANCIA ES LA ETAPA OPORTUNA PARA DESARROLLAR CIERTAS HABILIDADES QUE A LO LARGO DE SU VIDA LE AYUDARAN A DESARROLLARA SU PENSAMIENTO Y EL DESARROLLO DE APRENDIZAJES SIGNIFICATIVOS QUE LE SERAN ÚTILES PARA SU INTERACCIÓN CON LA SOCIEDAD .

  3. “Los niños tienen 100 lenguajes, pero les robamos 99”.

    Una hermosa manera de acercarnos a la figura de Loris Malaguzzi es disfrutar con su poema Los 100 lenguajes de los niños. Estos versos concentran muchas de las ideas que inspiraron al genial maestro y que materializó en la pedagogía Reggio Emilia.
    1: Poema de Loris Malaguzzi sobre las diferentes maneras de expresión de los pequeños:
    «Los cien lenguajes de los niños»
    El niño
    está hecho de cien.
    El niño tiene cien lenguas
    cien manos
    cien pensamientos
    cien maneras de pensar
    de jugar y de hablar
    cien siempre cien
    maneras de escuchar
    de sorprenderse de amar
    cien alegrías
    para cantar y entender
    cien mundos
    que descubrir
    cien mundos
    que inventar
    cien mundos
    que soñar.
    EL niño tiene
    cien lenguas
    (y además de cien cien cien)
    pero le roban noventa y nueve.
    La escuela y la cultura
    le separan la cabeza del cuerpo.
    Le dicen:
    de pensar sin manos
    de actuar sin cabeza
    de escuchar y no hablar
    de entender sin alegría
    de amar y sorprenderse
    sólo en Pascua y en Navidad.
    Le dicen:
    que descubra el mundo que ya existe
    y de cien le roban noventa y nueve.
    Le dicen:
    que descubra el mundo que ya existe
    y de cien le roban noventa y nueve.
    Le dicen:
    que el juego y el trabajo
    la realidad y la fantasía
    la ciencia y la imaginación
    el cielo y la tierra
    la razón y el sueño
    son cosas que no van juntas
    Y le dicen
    que el cien no existe
    El niño dice:
    «en cambio el cien existe».
    Loris Malaguzzi.