Ir a la barra de herramientas

La participación del adulto en los juegos de los niños

¿Cómo participar de los juegos de los niños, en estas vacaciones,  sin sentir que los interrumpo?

El juego en el desarrollo de los niños, es el medio por el cual exploran, conocen, se relacionan y ponen en práctica de forma natural todo aquello que aprenden; por ello, es una de las experiencias más importantes que se da durante los primeros años de vida.

Como adultos, una de las primeras cosas que debemos hacer es identificar las necesidades y habilidades particulares de la edad del niño, por ejemplo: a los bebes les gusta jugar con su propio cuerpo, con la variación de la voz y la imitación de expresiones faciales de los padres o personas cercanas; a medida que va creciendo, entre 1 y 2 años, disfruta de los juegos de movimiento y desplazamiento, y entre los 3 y 5 años se inclina más por los juegos de construcción o imitación de lo que ve en su entorno. A partir de aquí, el adulto que acompaña al niño durante el juego, podrá comprender sus preferencias y promoverlas con mayor frecuencia.

Durante los momentos de juego, los niños le harán saber al adulto cuando deseen que se vincule; sin embargo, es necesario dejarlos que tomen la iniciativa, que propongan, creen y dirijan el juego, así comprenderán que sus decisiones y capacidades son importantes. Por su parte, el adulto será un observador o participante que cumpla con las reglas del juego y ocasionalmente quién los motive a continuar complejizándolo a través de preguntas como: “¿Qué pasaría si…? ¿Qué tal sí…? ¿Qué pasará si hacemos…?”; sin embargo, se debe tener presente, que esta motivación a complejizar el juego, sea desde la creatividad y no como una forma de estructurarlo o cambiarlo por procesos que los niños no están listos para vivir, como la repetición de conceptos o la aparición de preguntas que no conectan con el juego que se está teniendo en ese momento. Es necesario recordar que en esta etapa de la vida el desarrollo cognitivo de los niños es muy ágil y se produce a través de las vivencias y experiencias que tienen con el entorno, más que por procesos de memorización. 

El juego también, es la manera más cercana de ver la personalidad de los niños, pues es a través de este que empieza a reconocer al otro como parte de su mundo, a interactuar con él, a establecer acuerdos y a afianzar sus límites. Por ello, en estas vacaciones, te proponemos disfrutar y promover los momentos de juego en familia, en los que se integren adultos y niños, y en los que se resalte la importancia de reconocer, respetar e interactuar con el otro. Entonces, cuando el niño este experimentando esos momentos de socialización con sus pares; la mejor manera de apoyar estos espacios es acompañándolos sin interrupciones, a menos que sea necesaria; esto le permitirá afianzar su capacidad de resolución de problemas y aprender a establecer relaciones con otros.

Es importante señalar que el juego es esencial dentro del desarrollo de un niño, por ello fomentar y enriquecer estos espacios ayudara a que la construcción de conocimiento se dé de forma espontánea y con gran riqueza; lo que implica que el adulto, en lugar de ser un creador de juegos, deberá ser un participante activo y atento de lo que el niño propone.

Y tú, ¿Cómo te involucras en los juegos de los niños?, ¿Promueves el juego libre? Cuéntanos ¿Cuál ha sido el juego más creativo que tu hijo ha creado?

Participa!

Comparte si te ha gustado

Artículos Relacionados

Respuestas

  1. El adulto debe de acompañar al niño con respeto y responsabilidad, ya que se ha convertido en un guía, para orientar escuchar con atención sus voces, sus saberes previos