> Señales de alarma de que un niño

sufre de violencia psicológica

La violencia psicológica hace referencia a todo trato hostil, degradante, humillante, permisivo o amenazante, que busque hacer sentir menos al niño. Este tipo de violencia se puede o no asociar, con lesiones físicas; sin embargo, indistintamente de cómo se dé la situación, es posible identificar distintas señales de alarma:

Se evidencia descuido frente a necesidades básicas como el aseo, la alimentación o la salud. Esto lo podrás observar, por ejemplo, si traen el niño al jardín constantemente enfermo y sin asearse, y al hablar con la familia sobre este tema, no muestra interés.

El niño se muestra frecuentemente ansioso, con preocupación extrema, depresión, comportamiento agresivo, baja autoestima o signos de trastornos emocionales. También pueden presentarse dificultades en la comunicación o dificultad o desinterés por relacionarse con otros.

El niño puede mostrar tendencia a adoptar roles de adultos, como ser el padre o madre de los demás, o comportamientos infantiles que no se asocian a su edad como chuparse constantemente el dedo o mecerse. Aquí vale aclarar que algunos de estos comportamientos pueden hacer parte de un juego y no indicar una señal de alarma; sin embargo, se debe estar atento, cuando este comportamiento es repetitivo y no se relaciona con un juego.

Se identifican en el niño trastornos en su alimentación, control de esfínteres o sueño. Estos pueden presentarse de forma separada o varios a la vez, y no mejorar pese al acompañamiento del educador.

Una última señal de alarma, se puede reflejar en el cuidador, cuando se evidencia un tratamiento hostil y violento hacia al niño, que además puede ir acompañado de una constante referencia hacia el niño, como un ser humano inferior o malo. Por el contrario, también puede ser una señal de alarma, la ausencia y falta de interés por lo que sucede con el niño.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?