> Señales de alarma de que un niño

sufre de violencia por omisión o negligencia

La negligencia hace referencia a la falta de cuidado por parte del adulto hacia el niño, en cuanto a sus necesidades físicas y psicológicas. Esta también es una forma de violencia, pues puede traer varias consecuencias en el desarrollo y salud del niño. Teniendo esto en cuenta, algunas señales de alarma que puedes identificar son:

La constante falta de cuidado en la higiene personal y salud del niño. Por ejemplo, que use la misma ropa varios días y se evidencie falta de baño, o que tenga heridas infectadas por falta de atención.

El niño tiene accidentes frecuentes, debido a la falta de supervisión; como que se caiga constantemente de lugares altos, se lastime los dedos con objetos pesados o coja elementos calientes.

El niño no tiene rutinas o hábitos establecidos para acciones básicas como comer, dormir o asearse. Estos signos también pueden estar relacionados con malos hábitos en su alimentación; como por ejemplo el caso de niños que suelen almorzar con algún paquete de papas y gaseosa.

El padre o cuidador no muestra interés por las necesidades de su hijo, incluso en ocasiones no tiene conocimiento de estas. Además, cuando se le solicita ayuda con algún proceso en el centro educativo, no lo hace; por ejemplo: con tareas, eventos con los niños, etc.

El niño se ausenta en repetidas ocasiones sin ninguna excusa o explicación al respecto. Adicional, cuando asiste al centro educativo, es probable que muestre conductas que indiquen depresión, timidez excesiva, agresividad, o una constante necesidad de llamar la atención del adulto.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?