> Nutrientes que no pueden faltar

en el menú de los niños

Existen muchos alimentos que les podemos ofrecer a los niños en cada una de sus comidas. Sin embargo, es importante que podamos seleccionar o más bien ofrecerles con mayor frecuencia aquellos que les aportan nutrientes favorables para su salud, su desarrollo y su crecimiento. Cuando hablamos de nutrientes, estamos hablando de vitaminas o de minerales, por ejemplo.

Por ello, en este documento te damos algunas sugerencias.

Alimentos ricos en vitamina A: esta vitamina fortalece el desarrollo del sistema inmunitario, la formación y mantenimiento de las células de la piel y las mucosas, el crecimiento y la buena visión. La podemos encontrar en alimentos como la carne, los pescados y los mariscos, los productos lácteos, en los huevos, en frutas como el melón y el mango tambien en verduras como la zanahoria, el brócoli y las espinacas.

Alimentos ricos en vitamina C: la vitamina C es un nutriente que funciona como antioxidante y que protege las células contra algunos daños causados por compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos, en energía. Además ayuda a producir colágeno, que es una proteína necesaria para la cicatrización de las heridas. La vitamina C se encuentra especialmente en frutas cítricas como las naranjas, el kiwi, las fresas, el melón y las toronjas. También en pimientos rojos y verdes y en los tomates. Además, es común encontrar algunas bebidas fortificadas con vitamina C.

Alimentos ricos en vitamina D: esta vitamina se convierte en un factor determinante en la formación y el mantenimiento de huesos y dientes de los bebés;  en el mantenimiento de órganos y sistemas y en la regulación, absorción y utilización del calcio y el fósforo, previniendo enfermedades como el raquitismo. La vitamina D se encuentra en alimentos como la leche (especialmente si es fortificada con vitamina D), los quesos, los huevos, la manteca, la mantequilla y la margarina. También en los aceites de hígado de pescados y en los pescados grasos, que generalmente son abundantes en ácidos grasos omega 3.

Alimentos ricos en hierro y zinc: el hierro y el zinc son muy importantes porque le dan fortaleza al sistema inmunológico y defienden a los niños de los virus. El hierro ayuda a mover el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo y ayuda a los músculos a almacenar y utilizar el oxígeno. La deficiencia de hierro en los niños puede causar una afección llamada deficiencia de hierro o provocar anemia. El zinc, ayuda a prevenir la entrada de microorganismos al organismo de los niños. El hierro y el zinc se encuentran especialmente en carnes magras, mariscos, aves, panes fortificados con hierro, frijoles, lentejas, espinaca, nueces y algunos frutos secos como las uvas pasas. 

Alimentos ricos en cobre. El cobre es un mineral que necesitamos para mantenernos sanos. El organismo usa cobre para llevar a cabo muchas funciones importantes, como producir energía, tejidos conectivos y vasos sanguíneos. El cobre también ayuda a mantener el sistema nervioso y el sistema inmunitario. Lo encontramos en alimentos como el hígado de res, los mariscos, las ostras, las nueces, semillas como el girasol, cereales de salvado de trigo,  productos integrales, las papas, los champiñones, el aguacate, los garbanzos, los lácteos, las harinas y los pescados.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?