> ¿Cómo acompañar a los niños que

ejercen segregación o discriminación?

La discriminación o segregación son situaciones que deben frenarse con la mayor brevedad posible; es decir, que tan pronto como lo descubras, es importante que tomes acciones al respecto con todas las partes involucradas, e incluso realices encuentros generales con todo el grupo para hablar sobre este tema. A continuación, te compartimos algunas ideas para acompañar a los niños que ejercen este tipo de actos de discriminación o segregación hacia otros:

Dialogar y escuchar al niño que ejerce este tipo de acciones hacia los otros ¿Por qué lo hace? ¿Qué sentimientos le suscita esto? ¿A él también se lo hacen? ¿Siente presión para ser aceptado en un grupo? ¿Ha visto estas conductas en otros entornos? Es muy importante escuchar al niño sin juzgarlo y haciéndole sentir que sus emociones también son importantes.

Promover constantemente acciones que le permitan al niño reconocer y sentir empatía por los demás; es decir, que aprenda a ponerse en el lugar del otro y a entender que es lo que está sintiendo. Por ejemplo, se pueden destinar algunos días al mes, para ir a las aulas de los niños más pequeños a ayudarles con algunas tareas que se les dificultan; o se les pueden asignar pequeñas responsabilidades como el cuidado de una planta. Además, es vital exaltar los comportamientos de respeto y amor que muestra el niño hacia otros; y cuando sea la ocasión, mencionar los comportamientos que no están siendo adecuados, pero que se pueden mejorar.

Estar atento a los grupos de amigos con los que suele pasar más tiempo el niño ¿Cómo es su trato entre ellos? ¿Ellos también ejercen actos de discriminación o segregación hacia otros? ¿Qué tipo de presiones se dan dentro del grupo? Esto puede dar algunas respuestas sobre por qué el niño realiza estas acciones contra otros.

Motivar al niño a compartir con otros compañeros o actores de la comunidad con condiciones o características diferentes; exaltando siempre la importancia de valorar y respetar las diferencias.

Mostrar mediante el ejemplo la forma correcta de enfrentar situaciones que puedan generar enojo, tristeza o angustia. Esta recomendación es importante llevarla a cabo, no solo dentro de la institución, sino también en casa; pues en muchas ocasiones, las conductas de discriminación y segregación provienen de comportamientos aprendidos y adoptados como “normales”, en entornos muy cercanos para el niño.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?