> Almacenamiento de productos

químicos

Como hemos hablado en esta práctica de cuidado, es importante lavar y desinfectar los espacios que usamos en la manipulación, conservación y elaboración de los alimentos. Inevitablemente para ello son indispensables diferentes productos químicos como jabones, hipoclorito, desengrasantes, entre otros. Y estos productos químicos también requieren de un correcto almacenamiento. 

Aquí algunas sugerencias:

Se debe designar un espacio para almacenar todo tipo de productos que usemos para la limpieza y la desinfección de los equipos de trabajo, de los utensilios y de los alimentos mismos. También para aquellos elementos de higiene como los jabones, alcoholes o antibacteriales.  Esta área debe ser de uso exclusivo para estos productos. 

El área que se designe para tal fin debe estar alejada de los lugares donde se almacenan los alimentos con el fin de evitar cualquier tipo de contaminación. Además debe ser un espacio limpio, ordenado y en donde cada producto esté etiquetado. Recordemos que en ocasiones los envases de aseo son totalmente blancos por lo que es importante marcarlos. Debido a que estamos hablando de centros para la primera infancia, se sugiere que estos espacios se encuentren bajo llave para evitar cualquier accidente, con los niños.

Es muy importante no utilizar los envases de los productos químicos vacíos para almacenar alimentos y tampoco usar envases de alimentos para almacenar estos productos químicos, pues esto puede causar confusiones y lamentables accidentes. Es frecuente ver desengrasantes o hipocloritos envasados en botellas de gaseosa y esto se constituye en un factor de riesgo de intoxicación para niños o adultos.

Dentro del área de almacenamiento de estos productos, es importante mantener una organización,  es decir agruparlos según la misma clase de riesgo. Por ejemplo se pueden separar  los productos líquidos de los sólidos, entre otras para evitar el deterioro de los sólidos, en caso de que algún líquido se riegue. También dejar aparte los productos que puedan ser inflamables, de hecho de ser posible y dependiendo la valoración del riesgo, se les puede asignar un lugar especial y exclusivo.

Finalmente es importante tener inventariado los productos con el fin de no acumular productos de una misma naturaleza o por el contrario que alguno de ellos se acabe y no poder hacer la correcta limpieza y desinfección. También con el fin de identificar si algún producto está extraviado y pueda estar en manos de los niños, poniéndolos en riesgo.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?