> Situación nutricional

en la primera infancia

En este documento queremos compartir los resultados de la última Encuesta Nacional de Situación Nutricional de Colombia (ENSIN), que se realizó en el año 2015 y en el que participaron entidades como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el Ministerio de Salud y Protección Social, el Instituto Nacional de Salud (INS), el Departamento Administrativo para la Prosperidad Social, la Universidad Nacional de Colombia, el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) y la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia (ACAC). En él, se aclara que la situación nutricional de un niño menor de 5 años depende directamente de las prácticas de alimentación que se tengan. 

El resultado arrojó datos como:

El 72 por ciento de los menores de 2 años de edad recibió lactancia materna en su primera hora de vida, con lo que Colombia superó la meta establecida por la OMS y el UNICEF de mejorar el inicio temprano de la lactancia materna en al menos 70 por ciento. Es por ello, que es fundamental seguir promoviendo la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y complementaria mínimo hasta los 2 años de edad. En nuestro curso “lactar es natural”, podrás reconocer los beneficios de la lactancia.

En cuanto a la lactancia materna exclusiva, se observó que aproximadamente 1 de cada 3 niños menores de 6 meses (36,1%) fue alimentado solo con leche materna, por lo cual se requiere reforzar esta práctica para llegar a la meta internacional del 50% fijada por la OMS. Además,  41% de niños de seis a 23 meses de edad amamantados y no amamantados tienen una dieta mínima aceptable, que contempla frecuencia y variedad de alimentos mínimos. Esto quiere decir que es indispensable seguir acompañando a las familias a mejorar sus hábitos alimenticios y ofrecer a los niños alimentos ricos en nutrientes como los expuestos en el documento anterior.

La desnutrición crónica, que mide el retraso en la talla para la edad, viene disminuyendo de 13,2% en 2010 a 10,8% en 2015. En 1990, uno de cada cuatro niños tenía desnutrición crónica, mientras que para la fecha del estudio solo uno de cada diez. En este aspecto queremos resaltar la importancia que tiene la valoración y el seguimiento al crecimiento y desarrollo de los niños con el fin de adoptar medidas en las que se detecten casos de mala alimentación o desnutrición.

La desnutrición global, que marca el peso para la edad, afecta a 3,7% de los menores del país, menos de la mitad del registro de 1990, cuando impactaba a 8,6% de los menores de 5 años. Además de la valoración y seguimiento y como lo hemos hablado en este curso, el ideal es evitar llegar a casos de desnutrición. Un tema que estaremos abordando en este curso y el cual se debe dialogar con las familias de los niños que acompañamos.

Similar a la tendencia mundial, el exceso de peso, que incluye tanto sobrepeso como obesidad, subió de 4,9% en 2010 a 6,3% en 2015; sin embargo, en el país es más baja la situación con respecto a Centroamérica (7,4%) y a Suramérica (7,0%). Por ello, no sólo hablamos en este curso de desnutrición sino también de malnutrición, ya que los malos hábitos alimenticios pueden provocar este tipo de enfermedades en los niños.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?