> Señales de alarma de que un niño

sufre de síndrome del bebé zarandeado

El síndrome del bebé zarandeado es un grave caso de violencia que suele darse cuando los padres o cuidadores se sienten frustrados porque el bebé no para de llorar. Este se puede dar principalmente antes de los 2 años, pero también puede suceder después de esa edad. Las consecuencias de sacudir o zarandear a un bebé pueden llegar incluso a la muerte; pues el cerebro golpea las paredes del interior del cráneo ocasionando graves lesiones. Por ello, si identificas una o varias de las siguientes señales de alarma y sospechas de que el niño pudo sufrir de este síndrome es vital llevarlo con urgencia al médico. Aquí te compartimos algunas señales de alarma:

El niño presenta letargo o semiinconsciencia, lo que se evidencia en su incapacidad para mantenerse despierto. Esto puede ir acompañado de rigidez en el cuerpo y la falta de movilidad autónoma de su cabeza.

El niño se irrita con mucha facilidad y es muy difícil ayudarlo a calmarse. También puede presentar dificultad para alimentarse y/o vómito.

La piel del rostro del niño se ve pálida y azulada. Esto puede indicar una hemorragia dentro del cerebro.

Dificultad para respirar, carencia de sonrisas o vocalización, temblores o inestabilidad y/o convulsiones.

Es probable que previo a esta lesión se haya detectado que el niño fue víctima de otro tipo de violencia. Aquí cabe resaltar que esto no siempre sucede, pero es necesario tenerlo en cuenta.

¡Hola! ¿En que podemos ayudarte?